Araña reclusa o violinista (Loxosceles)

nombre común: araña reclusa parda
nombre científico: Loxosceles reclusa Gertsch y Mulaik (Arachnida: Araneae: Sicariidae)

Caracteristicas

La araña reclusa o violinista de la especie de araña Loxosceles devia , comúnmente conocida como araña reclusa, pertenece al género Loxosceles, en la familia Sicariidae.

Los adultos de ambos sexos son similares en apariencia y tamaño, con un rango de 7 a 12 mm de longitud corporal. Las hembras adultas tienen un promedio ligeramente mayor, alrededor de 9 mm en comparación con aproximadamente 8 mm para los machos adultos.

El caparazón es de color amarillo pálido a marrón rojizo, con un parche marrón oscuro justo en frente del surco medio (que está rodeado por una línea estrecha y oscura); este parche está unido a la parte frontal del caparazón por rayas marrones oscuras. En total, estas marcas aparecen en forma de un violín. Además, pueden aparecer tres manchas oscuras a lo largo del margen en cada lado. El esternón es amarillento, con otras partes ventrales del cefalotórax más oscuras de color marrón rojizo.

Habitat

La mayoría de los especímenes encontrados en condiciones salvajes se encontraban bajo rocas, especialmente en afloramientos de acantilados, con algunos debajo de la corteza o en troncos. Definitivamente parecían preferir condiciones secas.

Mordeduras Síntomas

Las arañas reclusas pardas usualmente muerden solo cuando quedan atrapadas junto a la piel de la víctima. Las mordeduras ocurren cuando los humanos que duermen ruedan en la cama y hay un peligro de aplastamiento sobre la araña o se ponen ropa  en las que la araña se encuentra. Típicamente, las picaduras ocurren debajo de la ropa, principalmente en el muslo, la parte superior del brazo y con menor frecuencia en el cuello (Anderson 1998) [Dr. Philip C. Anderson es un médico e investigador médico que ha trabajado en mordidas de arañas reclusas durante 40 años].

Las reacciones a una mordedura varían desde síntomas no notables hasta necrosis severa o efectos sistémicos. Se puede sentir incomodidad inmediatamente después de la picadura, o pueden pasar varias horas antes de que ocurra cualquier reacción local a la picadura.

En un estudio, solo el 57% de los pacientes se dieron cuenta de que habían sido mordidos en el momento de la picadura. Debe tenerse en cuenta que hay al menos dos variables significativas que afectan el resultado de una mordida. El primero es la cantidad de veneno inyectado por la araña. Al igual que algunas serpientes venenosas, se sabe que las arañas a veces dan mordeduras “secas”, con poco o ningún veneno inyectado. La segunda variable es la sensibilidad de la víctima.

Con frecuencia aparecen ampollas en el lugar de la picadura, acompañadas de dolor intenso y una hinchazón pronunciada.